lunes, 3 de marzo de 2014

Mariko Sato y Japón

Desde niño, Michael Ende sentía fascinación por Japón, amaba las historias de Lafcadio Hearn (leyendas japonesas e historias de fantasmas) y en 1959 escribió una obra inspirada en el material de Hearn, titulada Die Päonienlaterne (La linterna de peonia) escrito para radio que nunca se transmitió. 

Se interesaba en Japón por considerarlo un completo “otro”, los japoneses con su lenguaje y escritura tan diferentes a los alemanes debían crecer con una conciencia diferente, una visión alternativa del mundo. Sus estudios del zen incrementaron el deseo de conocer más de cerca esa misteriosa cultura, particularmente estaba interesado en la manera cómo cada día las circunstancias se convertían en un intrincado ritual como el de la ceremonia de te; y contrastaba las tradiciones del antiguo Japón con la
moderna industriosidad de la sociedad alemana. Michael Ende pronto ganó seguidores en Japón, quizá debido a su crítica de la sociedad moderna industrial y en 1993 vendió cerca de dos millones de copias de Momo y La historia interminable.

Conoció por primera vez a Mariko Sato en 1976, ella se había trasladado a Alemania en 1974 y encontrado trabajo para la Librería Internacional Juvenil de Munich, después de conocerse en la Feria de Literatura Infantil de Bologna, Sato tradujo algunos libros de Ende al japonés y lo ayudó a resolver algunas de sus dudas sobre la cultura japonesa. De 1977 a 1980 Michael Ende y Mariko Sato trabajaron juntos en una traducción al alemán de diez cuentos japoneses escritos por Kenji Miyazawa, este trabajo no sepublicó, pero a raíz de ello se convirtieron en amigos. Sato acompañó a Ende en varios viajes a Japón, el primero ocurrió en 1977 e incluyó visitas a Tokyo y Kyoto, Michael experimentó por primera vez el teatro Kabuki y el Noh, quedando gratamente impresionado por el drama tradicional japones, tambíen aprendió algo del arte de la arquería y asistió a un templo zen de mano de un roshi (maestro). 

En 1986 Michael fue invitado alcongreso anual de la JBBY (Comité Japones para la Literatura Internacional Infantil) en Tokyo en donde dio lectura a Sobre el eterno infantil, la primer explicación detallada de su visión artistica. 1989 marcó el inicio de la exhibición de Edgar y Michael Ende en Tokyo, Otsu, Miyazaki, Nagasaki, Osaka, Nagoya y Fukuyama; por invitación del Shimbun, un diario japones, Michael Ende fue a la inauguración de la misma convirtiendo su tercer viaje a Japón en dos meses en compañía de Mariko Sato.

El siguiente año se estableció la exhibición en el museo Kurohime Dowakan, en la ciudad de Shinano-mach y Ende donó objetos personales y cartas para la colección. El 23 de octubre de 1992 el escritor hizo su viaje final a Japón acompañado de su ahora segunda esposa Mariko Sato, con quien contrajo matrimonio el otoño de 1989. En el curso de tres semanas visitaron el museo de Dowakan uniendose a las publicaciones japonesas, Iwanami.

En celebración del millón de ventas de Momo viajo a Kanazawa, Hamamatsu y otras ciudades en busca de novedades, siempre intentando imbuirse en la cultura japonesa y comprender lo más posible, Ende opinaba que la cultura tradicional japonesa era como un haiku; obtuvo una mayor comprensión del teatro noh y el zen, y dijo “Al mismo tiempo que amo y admiro estas cosas, amo mis ideas y se que escribir no volverá a ser lo mismo despues de esto

2 comentarios:

  1. ¿Sabes si Mariko Satö sigue viva?
    Le agradecería sobremanera si tiene alguna información sobre su paradero.

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente desconozco esa información

    ResponderEliminar

Recopilatorio de los mejores artículos en español sobre la vida y obra de Michael Ende, autor de La historia interminable y Momo. Escritor alemán de la postguerra, nacido en Garmisch-Partenkirchen, el 12 de Noviembre de 1929 y muerto el 28 de Agosto de 1995 en Stuttgart,

Aquel que quiera hacer magia, tiene que poder aplicar y dominar su capacidad de desear.. Con la tecnología de Blogger.

Featured Post Via Labels