miércoles, 17 de septiembre de 2014

8 La leyenda de Indicavía

 1  2  3  4  5  6  7  8

Imagen: Edgar Ende



Hace mucho tiempo vivía en la ciudad de Augsburgo un rico comerciante llamado Nikolaus Hornleiper. Contaba ya más de cincuenta años de edad cuando su esposa murió como consecuencia de una epidemia que asoló todo el país.

El matrimonio no había tenido hijos y Hornleiper pensó que no quería dejar sin heredero su negocio, sus propiedades y su gran fortuna. Por eso, transcurrido el periodo de luto prescrito, se casó por segunda vez con una joven de apenas dieciocho años, hija de una distinguida familia de comerciantes de la ciudad.

Anna Katharina -así se llamaba la muchacha- no podía amar a un esposo tan viejo, aunque se esforzaba en obedecer su voluntad y la de sus padres. Sin embargo, cuanto más se esforzaba tanto más crecía en su corazón la aversión hacia su esposo, un hombre honrado pero grosero y violento, con explosiones de ira y la mano larga. Ella, por el contrario, tenía un carácter sensible y soñador, aficionado a todo lo bello y refinado, especialmente a la música de laúd que, en cambio, hacía a Nikolaus dormir y roncar a pierna suelta.


Poco a poco Anna Katharina fue perdiendo su interés por la vida. Se volvió silenciosa y dejó por completo de reír. Su voz tan agradable cuando cantaba se quebró y adquirió un tono áspero, avejentado. Su cuerpo adelgazó y se consumió. El único que conocía las causas de esta transformación era su confesor, pero a éste no se le ocurría nada mejor que reprenderla duramente y amenazarla con las penas del infierno por su pretendida soberbia, lo que desde luego no animaba a la pobre niña.

Entonces sucedió que quedó embarazada. En los meses siguientes su vientre creció y creció mientras el resto de su cuerpo se secaba. Cuando llegó la difícil hora que iba a ser su última aconteció algo extraordinario: sobre la ciudad de Augsburgo descargó una tormenta de invierno con rayos, nieve y truenos. En el preciso momento en que un poderoso rayo resquebrajaba el tilo que crecía delante de la casa, su primer y único hijo entraba en la vida, mientras ella cruzaba el umbral de la muerte hacia el otro mundo, pasando ambos, por así decir, por la misma puerta. ¿Quién excepto Dios conoce si sus dos almas no intercambiaron una mirada durante ese encuentro y el significado de esa mirada? Así, en todo caso, fue el nacimiento del niño que más tarde sería el inquieto aventurero y notorio charlatán Conde Atanasio de Arcana que, bajo el nombre de Indicavía –indicador de camino-, halló fin tan enigmático.

Nikolaus Hornleiper no sufrió mucho con la desaparición de su segunda esposa que siempre le había sido extraña, pero cumplió con todos los ritos que un cristiano honrado debe cumplir en estos casos. En el fondo estaba satisfecho de haber conseguido su objetivo y haber engendrado un heredero como se había propuesto al contraer matrimonio. Bautizó a su hijo con el nombre de Jerónimo y le dio un ama que le cuidara y criara. Por lo demás apenas se ocupó del pequeño. Sus negocios le absorbían por completo.

El ama, llamada Teresa, era una mujer de pueblo fornida y bonancible cuyo calor maternal hubiera bastado para diez o más niños. Ella lo regaló entero al pequeño Jerónimo, casi asfixiándole en él. Le llevaba consigo a todas partes y no le dejaba solo ni un instante, ya fuera de día o de noche. Le amamantaba con sus poderosos pechos siempre que lo pedía, también cuando ya no tenía edad para ello. Sin embargo todo este amor no afectaba -incomprensiblemente a ojos de la mujer- a Jerónimo. El era diferente de todos los niños que ella había conocido. Desde el principio era un extraño sobre la tierra, inasequible a las demostraciones de cariño animal del ama, no porque las rechazara, sino porque estaba separado de ella por un espacio cósmico. Cuanto más se esforzaba la mujer en traspasar ese espacio vacío tanto más grande se volvía. El niño era difícil de amar y en ocasiones Teresa sintió -a su manera inarticulada- algo como respeto sagrado ante el pequeño.

Jerónimo, en efecto, era de una sensibilidad y una delicadeza angelicales, no sólo en el aspecto físico -más de una vez durante los primeros años su vida estuvo a punto de seguir a su madre a los cielos sin que los médicos reunidos pudieran constatar enfermedad alguna, como si el niño se negara simplemente a aceptar su existencia terrena-, sino sobre todo en el espiritual.

Casi nunca gritaba o lloraba como otros niños. Desde el comienzo le rodeó un aura de melancolía. Sus ojos brillaban con una tristeza inconsolable que Teresa no comprendía y que a veces la desesperaba. Entonces le zarandeaba para inmediatamente después abrazarle. 

Hay seres que sin saber bien por qué se sienten sin raíces en este mundo. Lo que los demás llaman realidad les parece un espejismo, un sueño confuso y a menudo angustioso. Se sienten condenados a vivir en este mundo como si se tratara de un exilio en tierra hostil. Con nostalgia incurable añoran otra realidad que creen recordar como una patria lejana, sin poder formular nada concreto sobre ella. Ésta era la condición en la que Jerónimo había entrado en la vida y que más tarde formaría el trasfondo de su existencia. Naturalmente ni la buena Teresa ni él eran conscientes de ello.

El niño creció y se convirtió en un muchacho de miembros finos, pero no perdió esa mirada extraña que parecía observar nuestro mundo desde otro muy lejano y que expresaba una pregunta permanente, o quizá una expectativa sin palabras. Esto y el hecho de que era muy callado indujeron a muchos a pensar que se trataba de un chico un poco retrasado. Compadecían al padre por tener tal heredero, pero sólo a sus espaldas. Nikolaus Hornleiper no se enteraba de nada. Los niños se mantenían alejados de Jerónimo, se burlaban de él o le tenían miedo. Acostumbraba, pues, a estar solo, pero al no conocer otra cosa lo aceptaba como parte de su enigmático exilio.

Con el tiempo la buena Teresa halló un camino hacia el corazón de su amado niño, más por azar que por designio. Aunque no sabía leer ni escribir -en aquella época estas artes no eran asequibles al pueblo llano- conocía una cantidad inagotable de historias sobre sucesos maravillosos, sobre elfos y enanos, ángeles y demonios, brujas y magos, espíritus y lugares encantados; en una palabra: le entretenía con lo que generalmente se define como cuentos de viejas. Y Jerónimo, antes siquiera de entender el sentido de las historias o de hablar de modo razonable, creció en un mundo de maravillas y misterios. Podríamos decir que aprendió a hablar con los cuentos.

Si Teresa era inagotable en historias, el muchacho era insaciable escuchándolas. Siempre estaba dispuesto y le rogaba que continuara, aunque hubiera oído el episodio cien veces y lo supiera ya de memoria. Sus ojos relucían al escuchar, como los de ella al narrar. Jerónimo deseaba intensamente descubrir aquel mundo en el que lo sobrenatural era cotidiano y lo maravilloso normal. Aquél era en realidad su universo, allí estaba su patria. No le cabía ninguna duda sobre la existencia de ese mundo y pensaba que se encontraba envuelto en la realidad exterior como la castaña brillante en su cáscara de pinchos y que bastaba con conjurarlo. Su determinación se manifestó por primera vez cuando enfermó su perrito Rambold.

Teresa, desde luego, también le había contado todo lo que sabía de la vida de Nuestro Señor y Salvador, y especialmente sus milagros. Ambos estaban convencidos de que un verdadero cristiano creyente podía reconocer que poseía verdadera fe en su capacidad de hacer milagros parecidos, y aún mayores, en el nombre de Jesús, como éste mismo nos había enseñado. Jerónimo rezó pues con gran devoción, puso las manos sobre su perrito y rogó ingenuamente para que se curara. Pero Rambold exhaló su pequeña vida entre dolorosas convulsiones bajo las manos del niño.

A Teresa su muerte no le afectó demasiado. Enseguida halló mil razones para explicar por qué en este caso preciso no había dado resultado la oración, pero Jerónimo no pudo aceptarlo y su decepción fue profunda. 

En la iglesia había oído que la fe, aunque no sea más grande que un grano de mostaza, mueve montañas. Le inquietaba en sumo grado si su fe tendría algún defecto que explicara el fracaso de la curación milagrosa de Rambold y decidió analizar inmediatamente el posible defecto.

No se propuso una montaña -su expectativa se había vuelto más modesta-, pero detrás de la casa paterna había en el jardín un montón de arena con el que solía jugar. Pensó en mover ese montón; no muy lejos, se contentaba con unos pasos. Por la noche rezó en la cama en voz alta para que el Padre celestial le concediera esa pequeña muestra de amor. Para Dios Todopoderoso era una pequeñez, pero para él, Jerónimo, tenía gran importancia. A la mañana siguiente corrió lleno de esperanzadora alegría a la parte posterior de la casa. El montón de arena, inconmovible, continuaba en su lugar.

Desde aquel momento Jerónimo se sumió en cavilaciones y todos los esfuerzos del ama por distraerle fueron inútiles. Cogía en la cocina un grano de mostaza y lo contemplaba  durante días. Su fe, y de eso estaba completamente seguro, era más grande, cien y mil veces más grande. ¿Por qué Dios no la aceptaba?

En su confusión se le ocurrió que debía demostrar al Señor lo grave que era su necesidad de un milagro. Un día en que el Lech iba con mucho agua salió a escondidas de su casa y se dirigió a la orilla del río. Con una barca fue hasta el centro de la corriente y pensando en Pedro que había dicho: “Señor, yo creo, ayuda a mi descreimiento”, saltó por encima del borde de la barca a la superficie espumeante de las aguas para caminar sobre ellas. Un remolino le arrastró al instante hacia las profundidades y se hubiera ahogado miserablemente de no ser porque unos pescadores, que lo habían observado todo desde cerca, le sacaron con rapidez.

Cuando le llevaron a casa y Teresa se enteró de lo sucedido, regañó a Jerónimo, le secó y le metió en la cama. En su fuero interno se sentía orgullosa de él y pensó que un niño que poseía tanta fe sería un día prelado o quizá Papa. De lo ocurrido no refirió nada al padre, Nikolaus Hornleiper, cuando éste regresó a casa tras un viaje de negocios.

El tiempo pasaba; Jerónimo contaba ya casi ocho años. Solía pasear solo por los bosques y campos cercanos a la ciudad y había renunciado a hacer él mismo algún milagro. Era evidente que no había sido elegido para ello, sólo Dios sabía por qué. Aún tenía la esperanza de encontrar en el bosque un gnomo que hablara con él y le regalara un anillo mágico, o de poder observar cómo danzaban los elfos. Le habría consolado para el resto de su vida recordar este momento único. Pero no ocurrió nada semejante.

En una de sus excursiones le picó una serpiente venenosa. No se sabe si fue un accidente o si se expuso conscientemente al peligro para provocar a los habitantes del mundo fantástico y que éstos le salvaran o le dejaran morir. Quizá recordó las palabras del apóstol, según las cuales entre los dones de Dios a sus verdaderos hijos está el de ser inmunes a la mordedura de las serpientes venenosas. Atenazado por los dolores se arrastró hasta la casa de su padre, donde cayó al suelo sin sentido.

Esta vez no se pudo ocultar lo sucedido al padre. Los médicos que acudieron a su llamada no sabían qué hacer, ya que era demasiado tarde para abrir o limpiar la herida. Los antídotos recetados no surtieron efecto y, dada la delicada constitución del niño, todos se prepararon para lo peor.

Jerónimo pasó días y noches sumido en la fiebre, agitándose y gritando. Durante horas caía en la rigidez de la muerte. Hornleiper hizo venir a un sacerdote. Después de su visita el niño se sintió inesperadamente mejor, incluso recobró el sentido. Su primera frase fue para preguntar por Teresa.

- La he mandado marchar -dijo el padre- para siempre, y tan lejos que no volverás a verla.
- ¿Por qué, mi señor padre?
- Porque la he interrogado y he descubierto que ella es la responsable de todas tus locuras y fantasías -dijo Hornleiper-, porque te ha llenado la cabeza con su palabrería sobre milagros y otras tonterías. Es cierto que no me he ocupado de ti, pero todo va a cambiar, hijito. Eres mi único heredero y has de ser un buen comerciante cuando me sucedas. Ya es hora de que conozcas la realidad de este mundo.
- No me gusta este mundo -replicó Jerónimo-. Siempre siento añoranza del otro.
- Escúchame bien, chico -le dijo Hornleiper impaciente-, no estamos en la tierra para jugar. Los milagros y las intervenciones del cielo son cosa de la religión. Nada tienen que ver con los libros de cuentas, ¡Dios nos libre! En los libros todo tiene que cuadrar, no lo olvides.
- ¿Y lo que dice la Sagrada Escritura no debe cuadrar también?
- Desde luego que sí.
- Entonces ¿hay dos modos de cuadrar?

A Nikolaus Hornleiper se le subió la sangre a la cabeza. La vena de la ira se le hinchó y tuvo que hacer un esfuerzo para que no se le fuera la mano.
- Por última vez: olvida esas historias para viejas locas -dijo con voz ronca-. Te lo prohíbo y basta. Nuestro Señor dijo que bienaventurados son los que creen sin ver señales y milagros.
- Yo creo, señor padre.
- Entonces ¿por qué andas buscando cosas que no sirven para nada? Confórmate, hijo, con el mundo como es, ya que no tienes otro, y hazte un hombre y un comerciante honrado y respetado. Eso es suficiente para conseguir el cielo.

Jerónimo cerró los ojos y calló durante un rato. Su padre creyó que le había convencido, pero el muchacho sacudió la cabeza y susurró:
- No sé cómo decíroslo, padre, pero no puedo vivir así. Es como si tuviera que esperar y añorar eternamente un saludo cariñoso de mi verdadera patria, que me demostrara que allí no me han olvidado por completo mientras estoy aquí en el exilio.

Hornleiper dio un salto, apretó los puños y salió corriendo de la habitación del enfermo para no cometer el pecado de pegar a su hijo rebelde.

Al día siguiente contrató a un profesor para que enseñara a leer y escribir a Jerónimo y también le instruyera en sumar y restar, geografía y lengua italiana, ya que tendría que mantener relaciones comerciales con Génova y Venecia. Escogió un estudiante de teología, porque estaba seguro de que sabría curar a su alumno de toda fantasía y superstición. Su elección cayó en el estudiante Anton Egerling, uno de esos tipos que ya parecen viejos y resecos en plena juventud. Para Egerling la religión era sobre todo obediencia a una moral rígida y, por tanto, rechazaba cualquier cosa que fuera mística o magia. Por cierto que más adelante sería llamado para colaborar con el Santo Oficio en Roma, donde destacaría en la lucha contra las doctrinas heterodoxas. Durante los años siguientes Egerling enseñó al niño todo lo que le debía enseñar sin intercambiar nunca una palabra personal con él. Jerónimo era mal alumno. No porque fuera díscolo, al contrario, se esforzaba cuanto podía, pero siempre con la sensación de estar comiendo paja. Rumiaba y rumiaba e intentaba tragar aquella paja que se le atravesaba en la garganta. Egerling hacía gala de una paciencia indiferente. Sin regañar a su pupilo, con rostro impávido volvía a explicar un capítulo, una y otra vez, como se enseña a un animal tozudo hasta que mecánicamente hace lo que se le exige. Jerónimo no ganaba nada con este método, sólo perdía algo: su capacidad de soñar. Como un hambriento que sueña con pan sin poder saciarse con él, el niño solía satisfacer su ansia de maravillas durante el sueño nocturno, del que despertaba con las manos vacías. Ahora hasta este dudoso consuelo le estaba negado.

A los quince años Jerónimo tuvo su primera aventura amorosa con la hija de unos vecinos, una niña amable de sentimientos más bien domésticos. Como el muchacho persistía en la búsqueda secreta de algo maravilloso y no lo descubrió en ella, la historia, completamente virginal, terminó en desengaño recíproco y Jerónimo se encerró aún más en sí mismo.

Acababa de cumplir los diecisiete años cuando su padre, el viejo Nikolaus Hornleiper, murió de repente de una fiebre, breve y furiosa. De la noche a la mañana Jerónimo se vio convertido en el heredero de una gran fortuna. Muchas casas comerciales en Alemania, Génova y Venecia le ofrecieron el matrimonio con sus hijas para afianzar con lazos familiares el poder económico compartido. Pero Jerónimo no se mostró interesado. Pasó un año y sucedió algo que conmocionó a todo Augsburgo. Jerónimo declaró públicamente que renunciaba a la herencia paterna, y sin preocuparse lo más mínimo del patrimonio desapareció de la ciudad en plena noche, sin más equipaje que lo que llevaba puesto. Todos los esfuerzos de la magistratura y de los empleados de su padre por encontrarle fueron vanos.

Ocurrió así:

Pocos días antes de su desaparición, había llegado a la ciudad un grupo de saltimbanquis que daban sus representaciones en la plaza mayor. Entre los acróbatas, payasos y devoradores de fuego llamaba especialmente la atención un mago y curandero que llevaba a cabo milagros increíbles y nunca vistos. Viajaba en un carromato negro y alto, en forma de cajón, tirado por dos caballos negros, que le servía de escenario, laboratorio, dormitorio y almacén para sus instrumentos mágicos. La noticia de sus portentos llegó también a Jerónimo, que se dirigió inmediatamente al lugar de la función.

El doctor Tutto Eniente -nombre que puede traducirse como “Todo y Nada” o “Todo es Nada”- era un hombre pequeño y resumido con el rostro surcado por innumerables arrugas y pliegues en el que relucía un par de ojos vivaces y burlones, y que poseía unas manos muy finas y ágiles. Se cubría el cráneo pelado con una extraña gorra de cuero y llevaba un amplio manto de terciopelo azul oscuro, bordado con símbolos desconocidos. Su voz tenía un timbre sorprendentemente sonoro que llegaba muy lejos, y en su conversación mezclaba frases en alemán y en italiano, ya que, según decía, procedía de la punta más extrema del país de la bota, la patria de la Fata Morgana.

Con expectación y excitación crecientes Jerónimo acudió a todas las representaciones de Tutto Eniente, observando con la respiración contenida cómo éste devolvía la vida a unas palomas muertas gracias a un elixir mágico, convertía agua en vino y piedras en pan, lograba que brotara una fuente del suelo con sólo golpearlo con su bastón, descendía del alero de la iglesia sin rozar ni una piedra con sus pies o se cortaba una oreja y se la volvía a pegar con ayuda de un ungüento milagroso. Sus artes parecían inagotables. Se hacía traer un pescado del mercado y encontraba en su interior una moneda como había anticipado. Conseguía que de una semilla creciera en breve tiempo un arbolito. Predecía a la gente su futuro que leía en el curso de las estrellas o en las líneas de sus manos y ordenaba aparecer y hablar a los espíritus de los muertos. También vendía elixires y pócimas, polvos y amuletos y otros objetos raros que utilizaba en sus sesiones de magia.

Por su profesión Tutto Eniente estaba acostumbrado a observar detenidamente a cada uno de sus espectadores sin que éstos se dieran cuenta. El joven que se instalaba en la primera fila en todas las funciones y en ciertos momentos parecía a punto de desmayarse no le había pasado desapercibido. El mago que maravillaba a la gente hacía tiempo que no se maravillaba de nada. No le sorprendió, por tanto, que tras la función de su última noche en la ciudad se le acercara aquel joven y le rogara con insistencia que le permitiera marchar con él en calidad de discípulo. El ofrecimiento le venía como anillo al dedo, ya que para algunos de sus números necesitaba un ayudante y la que había sido hasta entonces su colaboradora, una joven francesa, se había escapado con un amante y él se había visto obligado a prescindir en su programa de sus números más espectaculares. Aceptó pues sin más y le dijo a Jerónimo que había venido a Augsburgo únicamente por él, ya que sus estudios cabalísticos le habían augurado que en esta ciudad hallaría un discípulo y un compañero de viaje.

Así fue como esa noche Jerónimo renunció para siempre no sólo a la herencia paterna, sino también a su nombre y a toda su anterior existencia para abandonar de madrugada definitivamente el lugar de su nacimiento. En Augsburgo se le dio por muerto o desaparecido y la fortuna de Hornleiper fue adjudicada a un pariente lejano que al carecer por completo de espíritu comercial la despachó en poco tiempo.

En los años que siguieron Jerónimo viajó con el doctor Tutto Eniente por los países de Europa bajo el nombre de “il Matto”, que significaba tanto como “el bufón” o “el loco”. El maestro se lo había dado con buen criterio, ya que era éste el papel que interpretaba en las funciones. En ellas era el personaje torpe al que todo le sale mal hasta que el sabio doctor interviene y lo arregla; era la víctima que temblaba de miedo; era el criado pícaro que recibe los palos, naturalmente sólo para divertir al público y dar realce a Tutto Eniente.

A menudo viajaban solos con su carromato de pueblo en pueblo y de feria en feria, pero a veces se unían a otros grupos de saltimbanquis y titiriteros. Tutto Eniente, como hombre práctico que era, aprovechaba esas ocasiones para que su pupilo, cuya inocencia infantil no le había pasado por alto, fuera introducido por las damas adecuadas en los misterios del amor carnal, que como es de suponer no era precisamente melindroso y, aún menos, maravilloso. Si Matto había abrigado alguna tierna esperanza de satisfacer su deseo de misterio y magia en este terreno, pronto sus ilusiones se redujeron a un miserable montón de cenizas.

Hubo otra iniciación, también inevitable, y aunque se realizó paso a paso Jerónimo la sintió como todavía más decepcionante. Tutto Eniente necesitaba la colaboración experta de su ayudante y tuvo que descubrirle cómo y por qué medios obtenía sus milagros. Paulatinamente le fue enseñando sus trucos y juegos de manos. Matto aprendía sin decir nada y pronto se reveló como un talento excepcional. Al cabo de tres años no sólo era igual a su maestro, sino que en algunas especialidades le superaba. El viejo charlatán estaba muy satisfecho de él, convencido de haber encontrado un sucesor digno de su arte. Se sentía orgulloso como de un hijo que, si bien no le debía la vida, tenía mucho que agradecer a su fuerza creativa. Presentía Tutto Eniente que se acercaba el fin de su largo viaje por la tierra y que pronto debería ceder su varita mágica a otro. Por eso observaba con preocupación al joven cuando éste, creyéndose solo, permanecía inmóvil y con mirada fija durante horas.

Una tarde un fuerte temporal les obligó a buscar refugio para pasar la noche en un pajar, junto al camino. Allí el viejo le preguntó:
- Figliolo mio, dimmi un po', ¿qué esperabas cuando te uniste a mí?
- ¿Qué queréis decir, maestro?
- ¿Creías de verdad que yo hacía milagros?

Matto guardó silencio un rato y reflexionó. Luego se encogió de hombros con resignación.
- Ya no recuerdo lo que esperaba. Tampoco sé lo que espero todavía.
- Ascoltami, Matto, escúchame, Matto. Tú y yo somos artistas, siamo artisti, ecco. Un artista no debe creer en milagros porque entonces no puede hacerlos. El que cree en portentos nunca ser  un verdadero artista, mai e poi mai!

Matto callaba. El viejo insistió:
- ¿No lo comprendes? Nuestro oficio es la mentira, la ilusión. El arte es eso. Un pintor pinta un cuadro, la gente lo admira con emoción y a veces paga mucho dinero por él, pero en realidad ¿qué es ese cuadro? Un trozo de lienzo y un poco de color. Todo lo demás no existe. Non esiste! E soltanto una illusione! Un actor hace que los espectadores rían o lloren, ma tutto e finto! Los grandes escritores narran interminables historias que nunca acaecieron y nunca acaecerán. Es todo mentira, ecco! Y ¿por qué no? El mundo desea ser engañado, querido Matto. Hay buenos y malos embaucadores, y un buen artista -un vero artista- ha de ser un maestro de la mentira. Ha de convencer a la gente de que se halla ante una verdadera maravilla. Así lo desean y nosotros, Matto, les damos lo que piden. Sabemos cómo hacerlo. Eso es todo.
- Entonces ¿no existen los verdaderos milagros? -preguntó el muchacho.
- Ragazzo -dijo el viejo con un suspiro-, tengo tres veces tus años y he dado muchas vueltas por el mundo, ho girato il mondo. He oído hablar de santos que al decir la misa levitan de puro entusiasmo, purtroppo, desgraciadamente cuando iba a cerciorarme de ello no sucedía nada. Otros curaban imponiendo las manos, pero a los tres días los enfermos morían, poveracci. He oído hablar de famosos alquimistas que transformaban el plomo en oro gracias a un polvo rojo, la pietra filosofale, pero he ido a verlo y he descubierto que se trataba de un truco que yo dominaba mejor que ellos. En Oriente, adonde también he viajado, he oído hablar de grandes maestros de la ciencia oculta. Sono andato a cercarli, he ido a visitarles y han hablado y hablado, han explicado el mundo, il cielo e la terra, y han predicado la fraternidad, quei santoni li, la paciencia y el amor fraterno, pero entre sí estaban a la greña, discutían como verduleras e intrigaban como cortesanos, e perché? Porque cada uno de ellos quería ser el verdadero profeta y el más iniciado de todos los iniciados. He hablado con profetas que según decían habían pronosticado los acontecimientos hasta ese momento con toda exactitud, porque Dios en persona o la madonna santa les había revelado lo que sucedería al día siguiente o cuándo se hundiría el mundo o llegaría el Día del Juicio, il giudizio universale. Ellos mismos se lo creían, sí, ci credevano davvero! Y sus seguidores también, incluso se preparaban concienzudamente para lo que pudiera venir. Pero il mondo gira ancora, el mundo sigue dando vueltas. Dios, según parece, lo ha pensado mejor y no ha sucedido nada especial. No, querido Matto, no hay portentos, excepto los que nosotros mismos hacemos, ecco.
- ¿Y Jesús? -preguntó Matto en voz baja-. ¿No le respetáis siquiera a él, maestro?

Tutto Eniente rió astutamente.
- Come no! -exclamó-, ma si che lo rispetto, anzi! Lo ammiro, e il nostro collega piu grande, le admiro profesionalmente. La imitatio Christi es mi ideal. Era uno de los nuestros, pertenecía al gremio. Figurati un po': Primero anuncia lo que va a representar, como nosotros. Dice que le crucificarán y luego sepultarán, que entonces Él resucitará y andar  por ahí hasta que ascienda al cielo. Al poco tiempo lo representa, como hacemos nosotros. Per Bacco, che programma, ragazzo! Daría mucho por saber cómo lo hizo. Con razón es famoso en todo el mundo por ese truco. Le admiro; ¡qué profesionalidad!

Matto empalideció al oír hablar así a su maestro. Lentamente volvió el rostro hacia el viejo prestidigitador y le preguntó con voz entrecortada:
- ¿No creéis en Dios?
- No -dijo secamente el viejo-. Yo no, pero supongamos que Dios existe, ¿y qué? No se manifiesta, il padre eterno, hace como si no existiera. Guarda silencio. Es invisible. Parece empeñado en que nos las arreglemos sin él. E chi sono io?, ¿quién soy yo para contradecirle? Si él hace como si no existiera, yo hago lo mismo. Insomma, si existe o no, che differenza fa? Per noi poveri mortali e lo stesso. Poco nos importa, dunque...
- Entonces ¿qué sentido tiene todo?
- E che ne so io, y yo qué sé. Tampoco me importa demasiado. Puedo vivir sin ese sentido. Porque si hay un sentido que sólo él conoce, ¡de bien poco nos sirve! Y si no lo hay, ¿para qué darle más vueltas? No, no, Matto, date por satisfecho y deja de buscar milagros. El azar nos coloca en este mundo y por azar salimos de él. Entremedias disponemos de tiempo para un poco de ilusionismo. Algunos quieren ser ricos, otros buscan el poder o cualquier otra cosa. Los ignorantes se hacen ilusiones, los sabios crean ilusiones para los demás. Ecco la differenza! E ti dico una cosa: sin esperanza y sin conciencia se vive mejor. Allora, buttale via! ¡Deshazte de ellas!

Tras esta conversación se produjo un cambio en Matto. La tristeza nunca le había abandonado en su vida, a veces había pasado a un segundo plano pero siempre le había acompañado a todas partes. Ahora, a medida que recapacitaba más sobre las palabras de Tutto Eniente, su tristeza iba disminuyendo. Se sentía ligero y desnudo como nunca. Inexperto como era en estas cosas, pensó que aquello se trataba de la liviandad de la libertad. En realidad se trataba de la liviandad del vacío.

Pocos meses después murió el viejo curandero en un camastro de paja, en el rincón de una miserable posada, a consecuencia de una herida que le hicieron unos soldados saqueadores, pues en aquella región había guerra. Sus propias pócimas mágicas le sirvieron de muy poco en el trance. Matto no lloró su muerte, ni siquiera le enterró; siguió su camino solo. Como se había despojado de la esperanza y de la conciencia y no buscaba ya el sentido de la vida, no miraba hacia atrás ni hacia delante, vivía al día. Quizá por eso su estrella de charlatán inició a partir de ese momento un ascenso imparable.

Para empezar cambio de nuevo su nombre. Se hizo llamar Conde Atanasio de Arcana y expandió la especie de que tenía más de trescientos cincuenta años y se hallaba en posesión del elixir de la vida. Por su propia y ya periclitada ansia de portentos sabía mejor que nadie con qué seducir a los hombres. Perfeccionó los conocimientos heredados del viejo maestro y pronto le superó en todos los sentidos. A donde quiera que llegara no perdía ocasión de aumentar su saber. Si oía de milagreros y magos con habilidades desconocidas para él, les seguía de incógnito, asistía a sus actuaciones y obtenía acceso a sus aparatos y los estudiaba hasta desentrañar su secreto. Después creaba algo mejor. A veces les compraba su truco por mucho dinero, que nunca le faltaba.

Ya no iba de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad, sino que acudía a las mansiones de los nobles y poderosos, incluso a los palacios de los príncipes y soberanos, para divertirles con su arte. El rey de Polonia dio una fiesta en honor del Conde de Arcana y el sultán de Constantinopla quiso, con total seriedad, nombrarle ministro de Finanzas para que le saneara por medio de la magia y de una vez por todas su economía. En Egipto se fundó una secta que le veneraba como a Hermes Trismegisto redivivo, y en España estuvo a punto de arder en la hoguera como nigromante si no fuera porque reveló algunos de sus mejores números mágicos al Cardenal Gran Inquisidor, que luego los mostraba a sus selectos invitados.

El aura de melancolía sombría e intocable que rodeaba al Conde de Arcana le daba, por cierto, mucho atractivo ante las damas, especialmente las de alcurnia, quizá porque no parecía interesarse por sus favores. Como acostumbraba a tratarse a sí mismo, a su persona, con una especie de fría indiferencia, incluso de descuido, se entregaba a todas las seducciones sin preguntarse si le conducían a aventuras inofensivas o peligrosas, o si éstas eran de carácter sentimental o pecaminoso. Sabía, sin embargo, desembarazarse hábilmente de cualquier relación seria. Este periodo de fama y gloria crecientes le duró hasta que cumplió los cuarenta y dos años, y en pocas crónicas de esos decenios está ausente el nombre del Conde Atanasio de Arcana, casi siempre en conexión con algún asunto escandaloso.

Ignoramos en qué país le acaeció el suceso siguiente, que dio a su vida un giro inesperado. Es de suponer que huía de un marido engañado o de un hombre burlado cuando se perdió irremediablemente en un paraje rocoso. Dejaremos a cada lector decidir si el acontecimiento que aquí le esperaba pertenece al plano externo de la realidad terrena o, por el contrario, al plano superior del sueño visionario en un estado de vigilia exaltada. En cualquier caso, el Conde Atanasio de Arcana lo vivió con fuerza y precisión hasta entonces para él desconocidas.

Sería hacia el anochecer cuando se encontró de repente ante una muralla ciclópea de gran altura, que se extendía hacia ambos lados sin fin visible. Tras caminar al pie del muro durante un tiempo llegó a una imponente puerta que parecía hecha de un extraño metal azulado, nunca visto. Las hojas cerradas estaban decoradas ricamente con escenas y figuras. Sobre el arco que cerraba la puerta en su parte superior se distinguían unas frases que Atanasio leyó al mismo tiempo que las oía resonar en su interior como una voz, a pesar de que el silencio era absoluto:

Ésta es la puerta
hacia el Mundo de los Verdaderos Milagros.
El que sea puro de corazón
que entre.

Inmóvil, Atanasio leyó una y otra vez la inscripción. Su espíritu se negaba a aceptar su significado, pero poco a poco penetró en su conciencia como un fuego devorador en el que su identidad quimérica ardió como un muñeco de paja. La nostalgia y la añoranza desesperadas de su infancia, que creía superadas, brotaron con dolor y triple fuerza desde las profundidades de su alma y le atenazaron el corazón.

Por fin había encontrado lo que había buscado durante toda su vida, aunque era demasiado tarde. Quiso acercarse a la puerta para llamar y pedir entrada, pero en el mismo momento le asaltó un miedo terrible que literalmente le paralizó. No podía mover ni un músculo; el sudor le corría por el rostro. Sabía que detrás de aquella puerta le aguardaba lo desconocido, a lo que debería entregarse pese a que su yo diminuto estallara en millones de átomos. Sabía que no podría seguir viviendo si cruzaba aquel umbral. También sabía que le faltaba valor para hacerlo. Era indigno. Había perdido para siempre el derecho de entrada en su patria.

Tampoco podía marcharse. Estaba clavado en aquel lugar, inmóvil como la mosca en el ámbar. Y así continuó toda la noche y el día siguiente.

Intuía con gran claridad que en este lugar carecía de importancia si había robado, mentido o engañado. Aunque hubiera matado, habría sido posible “ser puro de corazón” en el sentido de la inscripción. Pero él había traicionado y vendido su propia y profunda fe en lo maravilloso, y eso se consideraba un pecado contra el espíritu de aquel reino que no le sería perdonado porque él mismo no se lo perdonaba. Había cambiado el derecho de primogenitura de ser ciudadano de aquel mundo por el plato de lentejas de una fama y una riqueza dudosas en una realidad externa dudosa. Así como en su día había sido un extraño en este lado del umbral, ahora era un proscrito en el otro lado, y para siempre. Cualquiera que llegara ante esta puerta guiado por el destino podría entrar por ella sin dudar, pero él no. La entrada le estaba vedada sin remedio.

Cuando la noche siguiente cayó sobre el bosque, Atanasio dio la espalda a la puerta y se alejó. En su caminar aquella noche de luna clara grabó en su memoria cada roca extraña, cada árbol destacado y dibujó el curso de su camino con tinta indeleble en su mente. No lo hizo con la intención de volver un día, sino para ayudar a otros, más dignos que él y que buscaban como él había buscado, a encontrar la puerta hacia el Mundo de los Verdaderos Milagros. Así su vida no se habría perdido por completo. Tras siete días y siete noches regresó, medio muerto por las penalidades y con los vestidos rotos, al mundo de los hombres. Como todavía le quedaba un poco de dinero, un posadero le recogió y le dio una habitación. Allí pasó casi un mes enfermo.

Durante este tiempo le obsesionó la idea de que la humanidad era una cadena infinita que unía al cielo con la tierra. Ningún eslabón de la cadena tenía valor en sí mismo, sino que servía a un conjunto en conexión con los demás. Los eslabones situados más arriba no tenían mayor importancia que los situados más abajo. Todos eran igualmente valiosos, fuera cual fuera su posición. Esta idea le proporcionó consuelo.

Después de su restablecimiento escogió un nuevo nombre, pues el que llevaba había ardido con su antigua existencia. Ahora se llamaba Indicavía, es decir, “indicador de camino”.

A las gentes que le preguntaban por el significado de su nombre se lo solía explicar con estas palabras: un indicador de camino no es más que un trozo de madera sin valor propio, carcomido por la intemperie. Él mismo no sabe leer lo que pone en él, y si supiera no lo entendería. Tampoco puede caminar hacia donde indica, al contrario, su objeto es quedarse donde está. Este lugar puede encontrarse en cualquier sitio, excepto allí hacia donde indica. Ése es el único lugar donde estaría de más y carecería de sentido. Y precisamente por no estar en el lugar hacia donde indica es útil al que busca el camino hacia allá.

Las gentes sacudían la cabeza ante explicación tan confusa y la tomaban por una mistificación.

Resumió su antigua profesión con el nombre de Indicavía, ya que no tenía otra, pero la enfocó de manera diferente. Ahora no utilizaba sus conocimientos para convencer a su público de que poseía dones sobrenaturales y que realizaba verdaderos milagros. En cada función aclaraba que todo lo que mostraba no era más que habilidad y juego, que tenía explicación natural y servía exclusivamente para divertir. Pronto se dio cuenta de que perdía el favor y el interés de sus espectadores. Tutto Eniente había estado en lo cierto cuando le advirtió que los hombres deseaban ser engañados. Ni los nobles ni el pueblo se interesaban por sus trucos explicables. Cuando Indicavía les dijo que sus habilidades eran sólo una alusión al Mundo de los Verdaderos Milagros, a cuyo umbral había llegado y cuyo camino describiría al que buscara seriamente, se burlaron de él e incluso le dieron de palos. Su única verdad pasaba por ser una mentira.

Desde aquel momento Indacavía dejó de hablar de su secreto y se limitó a proclamar que su arte era pura ilusión. Así fue de feria en feria, de taberna en taberna. El público ya no daba mucho por verle, pero aún era suficiente para vivir. En los años siguientes Indicavía desarrolló un olfato certero para las “almas sin patria”, cómo él las llamaba, en recuerdo de su infancia y juventud. Dentro de estas “almas sin patria” no establecía distinción alguna entre prostitutas e hijas de burgueses, nobles y vagabundos, sabios y pobres diablos. No pretendía juzgar la madurez interior o la dignidad de los demás, ya que sabía que en el Mundo de los Verdaderos Milagros regían distintas leyes que en éste. Halló ocasión de hablar en secreto con varias de estas “almas” y de mostrarles el camino hacia aquella puerta. Algunas no dudaron en ponerse en marcha.

El tiempo, como es sabido, no sólo cura las heridas sino que también nos arrebata la realidad de nuestros recuerdos. Cuantos más años pasaban tanto más dudaba Indicavía de haberse hallado alguna vez delante de aquella misteriosa puerta. Se defendía como podía de las dudas, pero éstas le asaltaban con mayor frecuencia. Se preguntaba si aquel episodio no sería el producto de su propio deseo, ansioso de que existiese en algún lugar un mundo maravilloso. Cuando hablaba con cualquier curioso y le mostraba el camino hacia allá, le parecía que en el fondo estaba recordando sólo sus anteriores relatos. Día a día aumentaba su desprecio de sí mismo.

Nunca volvió a ver a la mayoría de los que le pidieron información. Supuso que habrían encontrado con su ayuda el camino hacia el Mundo de los Verdaderos Milagros y se agarraba a esta idea como un náufrago a la tabla salvadora. Años más tarde halló a uno de estos viajeros en un burdel de un puerto holandés. En su deforme patrona reconoció a una muchacha, antaño angelicalmente bella e inocente, a la que había confiado su secreto. Ella le contó que no había descubierto la puerta en el lugar por él descrito. Le tachó de mentiroso y le hizo responsable de su terrible destino. El viaje que él le había propuesto la había conducido a la desgracia.

A partir de entonces el espíritu de Indicavía empezó a desvariar. La única justificación de su vida absurda había sido su modesto papel de indicador de camino y ahora se demostraba que era una ilusión más. Ya no le quedaba nada. Realidad y apariencia, verdad y mentira, Dios y mundo, todo era un juego de ilusiones, un confuso sueño que nadie soñaba. En medio de este laberinto se hallaba él, un indicador de camino sin dirección.

Enmudeció definitivamente como si hubiera perdido el habla. Las palabras le repugnaban y se esforzó en no pensar. El poco dinero que poseía lo gastó bebiendo en tugurios de maleantes y cuando estaba completamente borracho se reía del vacío del mundo. A veces sus compañeros de taberna le animaban a que les mostrara su arte, pero  él sacudía con obstinación la cabeza. No merecía la pena añadir al fraude y al sueño de la existencia su pequeña mentira personal para entretenimiento de canallas. Su cuerpo empezó a resentirse de los excesos y su cabeza se embotó. Perdió la habilidad adquirida en largos años de ejercicio. Pero no le importó. No se sentía capaz de desear nada. Se dejó caer y cayó muy bajo. Nadie hubiera reconocido en aquel miserable fantoche, que andaba tirado por las alcantarillas o pedía limosna en las posadas, al tan celebrado Conde Atanasio de Arcana.

Al no tener ninguna meta no se fijaba en el camino, y así sucedió que sin quererlo entró en aquel lugar salvaje en el que hacía mucho tiempo había visto la puerta que conducía al Mundo de los Verdaderos Milagros. Pero la puerta ya no estaba allí.

Una tormenta oscurecía el cielo y pronto comenzó a llover con fuerza. Un rayo cayó a los pies de Indicavía y permaneció fijo a pocos pasos de él. Aterrado abrió los ojos y entonces descubrió que el rayo no era otra cosa que una rendija en la puerta hacia el Mundo de los Verdaderos Milagros, cuyas hojas se habían entreabierto y dejaban salir una luz maravillosa, nunca vista, que iluminaba el paisaje.

Leyó otra vez la inscripción sobre la puerta y no se atrevió a entrar: ahora menos que entonces. Se limitó a mirar con profunda añoranza la claridad: un sollozo breve y seco le sacudió. De pronto oyó hablar a la luz.

- ¿Por qué nos has hecho esperar tanto? Amigo, ¿por qué no has venido si te hemos llamado?

Indicavía notó que la luz le miraba y que le traspasaba por completo. Con labios temblorosos respondió:
- ¿Cómo podía entrar, si era del todo indigno?

Apenas terminó la frase rodó hacia atrás entre relámpagos y truenos. ¡Tan fuerte fue la bofetada que recibió! Permaneció en el suelo con las piernas estiradas. Se frotó la mejilla y se preguntó sorprendido por qué no notaba dolor. No había sido más que una saludable conmoción que le hizo centrar su interior y sentirse mejor, rejuvenecido. A pesar de ello, dijo:
- Si he pecado de soberbio os ruego que me lo digáis. Si no es así, ¿por qué me castigáis con tanta fuerza?

Como respuesta escuchó una carcajada tenue, ni burlona ni divertida, más bien consoladora, como si alguien le tomara en brazos y le acunara suavemente.
- Te reconvenimos -dijo la luz- por pretender juzgarte a ti mismo.

Esto confundió de manera profunda a Indicavía. Si tenía alguna buena cualidad era precisamente su capacidad de juzgarse y su rigor en este único punto. Si ahora resultaba ser también un defecto, entonces no entendía nada. Pero no cabía duda de que la luz a la que se dirigía como a una persona le había corregido con una bofetada, lo cual él aceptaba.

Se puso en pie y con pasos vacilantes se acercó a la puerta.
- No es necesario -dijo- que me rechacéis con tanta severidad, ya que no tengo la intención de cruzar el umbral sin permiso. Tus razones y las mías serán muy diferentes, pero estamos de acuerdo en que no hay lugar para mí ahí, al otro lado. He mostrado el camino hasta aquí a otros y me gustaría saber si han encontrado la puerta y si la han traspasado.

De nuevo rodó por el suelo entre relámpagos y truenos hasta caer sentado. Se frotó la otra mejilla, aunque tampoco le dolía esta vez.
- ¿Otra bofetada? -se atrevió a murmurar.
- Por creer que necesitamos tu ayuda para llamar a quien nos plazca -dijo la luz.

Indicavía comprendió entonces que ante la luz no se dirimían cuestiones de culpabilidad  de méritos. Frente a lo completamente diferente no existían estas minucias. Se volvió a poner en pie, dio unos pasos y preguntó:
- ¿Quién eres? -alzó automáticamente el brazo, en espera de una tercera bofetada, pero ésta no se materializó.
- Yo -dijo la luz- soy tú. ¡Y ahora entra!

Indicavía se inclinó profundamente y cruzó el umbral.

El rayo se apagó.

En este punto se pierden las huellas de Indicavía. Se desconoce si más tarde reapareció, con otro nombre y otra vida, en el mundo de los hombres o si aquel momento fue el de su muerte. La diferencia no es importante. En cualquier caso regresó a los orígenes de su existencia terrenal, pues dicen que el primer rayo y el último fueron el mismo. Hay instantes que dominan verticales e inmóviles la corriente del tiempo que fluye debajo de ellos. Si estos instantes son la puerta al Mundo de los Verdaderos Milagros, tras la cual se halla lo totalmente diferente, entonces aquí acaba la persona de Jerónimo Hornleiper, alias Matto, alias Conde Atanasio de Arcana, alias Indicavía. Y también acaba este cuento.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Recopilatorio de los mejores artículos en español sobre la vida y obra de Michael Ende, autor de La historia interminable y Momo. Escritor alemán de la postguerra, nacido en Garmisch-Partenkirchen, el 12 de Noviembre de 1929 y muerto el 28 de Agosto de 1995 en Stuttgart,

Aquel que quiera hacer magia, tiene que poder aplicar y dominar su capacidad de desear.. Con la tecnología de Blogger.

Featured Post Via Labels