viernes, 7 de agosto de 2015

18. Sueño de la música de las esferas

Texto: Michael Ende en Carpeta de apuntes



La estación era gris y sucia, y estaba totalmente solitaria. No había allí nadie a quien yo pudiese pedir información. En cuanto a los trenes, al parecer ni llegaban ni salían, todas las vías estaban desiertas.

Buscando bajé las escaleras hasta un túnel que atravesaba por debajo de las vías, no escuchaba mas que mis propios pies. Una corriente de aire arrastraba a mi lado polvo y trozos de papel, las baldosas de las paredes estaban cubiertas de letreros ilegibles y de pintadas obscenas.

Al final del túnel quise volver a subir cuando de repente el suelo bajo mis pies, las grises paredes a ambos lados, el abovedado techo encima de mí y los peldaños de la escalera se transformaban en oro fluido y transparente.

Me invadió el horror, presintiendo un éxtasis superior a mi pequeña capacidad, trate de huir, hacia el exterior, hacia arriba, a la superficie, trastornado por la excesiva belleza que me rodeaba, subí corriendo la escalera, pero no me fue dado huir, en el último peldaño, una fuerza invisible me agarró, me levantó un poco, suave y cuidadosamente, de forma que los pies dejaron de tocar el suelo, luego, incapaz de defenderme o de moverme por mí mismo, gravité en el aire, y de espaldas, volví a descender.

Fui depositado y retenido en el peldaño inferior y luego oí como todo aquel oro vivo empezó a sonar, primero, la música era suave y lejana, luego cada vez más intensa, me parecía como si conociese la melodía, que sin embargo era completamente nueva para mí, los acordes se volvieron cada vez más fuertes y penetraron en cada una de las células de mi cuerpo, mientras que todo lo que me rodeaba era absorbido por la oleada de luz, perdí la conciencia en un estático, en un bienaventurado mortal.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Recopilatorio de los mejores artículos en español sobre la vida y obra de Michael Ende, autor de La historia interminable y Momo. Escritor alemán de la postguerra, nacido en Garmisch-Partenkirchen, el 12 de Noviembre de 1929 y muerto el 28 de Agosto de 1995 en Stuttgart,

Aquel que quiera hacer magia, tiene que poder aplicar y dominar su capacidad de desear.. Con la tecnología de Blogger.

Featured Post Via Labels