miércoles, 31 de enero de 2018

48. Orgánico y mecánico


Texto: Michael Ende en Carpeta de apuntes
Imagen: Kimberly



Lo orgánico (lo animado) se caracteriza porque en cada detalle está contenida otra vez de manera específica la totalidad. En cada hoja está contenido todo el árbol, en cada célula a su vez, la hoja; o en grande: cada árbol contienen a su manera específica todo el mundo vegetal, y el mundo vegetal contiene el cosmos. De ahí proviene la idea de la antigua astrología de que todo lo que sucede en lo grande ha de realizarse igualmente en cada una de las partes de la totalidad y en la parte de la parte. No en razón de una causalidad –ahí radica el malentendido de nuestro tiempo-, sino en razón de las correspondencias.

En ese principio de lo orgánico también estaba basada cualquier cultura de la humanidad: el todo se revela en cada detalle. A partir de una cucharilla de té de estilo rococó se puede reconstruir, en el fondo, todo el palacio de Sanssouci. Y a partir de Sanssouci, la manera de ser y de vivir de toda una época de la humanidad.

Muy diferente es el principio mecánico. En él se ensamblan partes completamente heterogéneas para formar un todo lógico-causal. Un automóvil es un complicado producto formado a base de relaciones de causa-efecto, pero en su esencia, el motor de combustión no tiene nada que ver con el engranaje diferencial; lo uno no se puede encontrar en lo otro.

Pero como el hombre de hoy está habituado a pensar en categorías lógico-causales (no en correspondencia), ya no es una cultura lo que surge sino sólo una conexión de causalidades (en el mejor de los casos).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Aquel que quiera hacer magia tiene que poder dominar y aplicar su capacidad de desear