viernes, 9 de febrero de 2018

25. La competición

Texto: Michael Ende en El libro de los monicacos
Imagen: Michael Witte



Pasé hace muchos años, muchos años
por Villabaja-medio-arriba,
lugar de usos algo extraños,
de gente vaga… y muy activa.

Por la calle y la carretera
observé cierta agitación;
parecía como si hubiera
alguna gran competición.

Al ver que andaban apostando,
pensé: ¿carrera, cacería?...
pregunté a uno y otro bando…
y ahora sabréis lo que ocurría

Acudí, pues, a unos viveros,
y el encontrar me alegró mucho
a dos famosos jardineros:
el “Rechoncho” y el “Larguirucho”.

Eran los héroes de la fiesta,
la gente estaba enloquecida.
Y ahora, ¿qué?... ¡Pum!: por respuesta
suena el disparo de salida.

El “Larguirucho” y el “Rechoncho”
cavan cada uno un agujero
yo, allí parado, soy un troncho;
la multitud, un gallinero.

Da éste sus más altas notas
al ver cómo los dos obreros
siembran cada uno dos bellotas
en los citados agujeros.

“¡Bravo!, ¡genial! –el pueblo grita-
¡qué sembrador tan imponente!”,
y anima a cada bellotita
a dar un árbol velozmente.

“El primer árbol de los dos
qué sólo tres metros alcance,
va a ser el nuestro, quiera Dios,
¡y triunfador en este lance!”

Así me dijo uno. Yo seguí
hacia otro pueblo mi jornada.
Cuando volví, me sorprendí:
todos allí, como si nada.

Tercera vez pasé, doy fe,
por Villabaja-medio-arriba:
dos arbolitos encontré…
y un gentío a la expectativa

No sé si es una impertinencia
decir que en esa población
tienen muchísima paciencia…
y falta de imaginación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Michael Ende, biografía y artículos en español que abordan la vida y obra del escritor alemán de la postguerra, autor de La historia interminable y Momo.

Con la tecnología de Blogger.