14.5.19

14. El desfile de modas

Texto: Michael Ende en El libro de los monicacos
Imagen: Lia Marcoux




El gran modista Emilio Roequeso
organizó de modas un congreso,
que, como es natural, terminaría
con un desfile de categoría.

Un granero eligieron por local,
de una antigua mansión muy principal:
En ella es donde mora
Doña Christine Wagner, gran señora.

De distintas regiones,
acudieron ratonas y ratones.
Emilio, sin demoras,
una serie ofreció de explicaciones.

Acerca de la moda más reciente,
tal como la lucían sus modelos:
piel mate o reluciente,
maneras de atusar pieles y pelos
de la ratonil gente.

Y, en especial, los tonos y matices,
los champús, tintes, lacas y barnices
color “moho de queso” en la barriga,
y “blanco de tocino”, no se diga…

“Cortecita de pan” sería un tono,
lo más chic y más mono,
para cuello y espaldas;
color “jamón ahumado”, unas guirnaldas.

Eran cosa de lujo y fantasía.
sólo se prescindía
del estridente “verde ojo de gato”
gran ovación, creciente algarabía.

Desfilaban modelos y más modelos;
¡Qué chales, qué tocados, qué pañuelos!
De pronto, en el granero hace su entrada
Doña Christine, viene acompañada
del gatazo casero “Biribí”.

Sustos, carreras, ¿qué ha pasado aquí?
“Biribí” sus instintos no abandona
y se zampa en el acto una ratona
Doña Christine salta, lanza un grito
Y añade “¡Uy, que asquito!”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.