26.2.20

Imaginación para un mundo desencantado

Texto: Antje Weber en Süddeutsche Zeitung
Imagen: Michael Ende



Una conferencia sobre Michael Ende deja en claro que su trabajo es más complejo de lo que sugiere su reputación como autor.

¿Cuándo se comprometió Jim Botón con la princesa Li Si? En 1960, esta celebración se llevó a cabo en el libro infantil de Michael Ende Jim Botón y Lucas el maquinista. Li Si le dio a Jim una pipa de tabaco y Jim “le regaló a Li Si una pequeña y graciosa tabla para lavar la ropa. La princesita se puso muy contenta”.

Por supuesto, los lectores actuales pueden reírse a carcajadas de esto, los roles de género son obsoletos, la temida palabra con N se encuentra presente y existen todo tipo de personajes exóticos. ¿Este libro entonces, sólo tiene hoy un valor de antigüedad? En una conferencia sobre el trabajo de Michael Ende en la Biblioteca Internacional de la Juventud, el germanista de Munich, Klaus Hübner trató esta cuestión. Su respuesta estuvo matizada: por supuesto, siempre hay que tener en cuenta el momento de la creación del libro, a finales de la década de 1950, Jim Botón está "notablemente envejecido", pero en algunos aspectos sigue siendo joven. El rol del personaje principal, por ejemplo, continúa funcionando; cualidades como el sentido de la justicia, el coraje o el humor no son obsoletos en el siglo XXI. Además, no es anticuado que un dragón malvado como la señora Maldiente no sea asesinado, sino que se transforme en un "dragón de la sabiduría", este "milagro de la no violencia" muestra a los lectores que "castigar sin matar, también es posible". La charla de Hübner sobre Jim Botón fue una de las más recordadas del pasado fin de semana. 
 
Finalmente, el objetivo de la conferencia con el título "El deseo del juego libre y no intencional de la imaginación" fue acercarse a Michael Ende (1929-1995) de manera integral por primera vez. Debido a que es un fenómeno, según la directora del BJ Christiane Raabe, cómo Ende es parte de la memoria literaria de los niños y uno de los autores más leídos, "pero apenas se nota en la investigación". Después de todo, ha habido un "cierto repunte" en la investigación sobre Ende desde hace algún tiempo, dijo el experto en literatura juvenil y germanista Hans-Heino Ewers en su conferencia inaugural. Es común que en las disertaciones y publicaciones más recientes de Ende, no se le trate como un autor de libros infantiles y juveniles, sino como un autor adulto.

El germanista Markus May de la LMU de Munich hizo evidente en esta conferencia que Michael Ende, a menudo visto solo como una fabulosa persona con talento, sabía muy bien lo que hacía. Se adhirió hábilmente a las tradiciones literarias, desde Franz Kafka hasta Jorge Luis Borges. Y lo reflejó muy poéticamente, como lo analizó Ewers en su conferencia, la novela La historia interminable, texto clave sobre el romanticismo en Michael Ende es "una novela de fantasía que también contiene una teoría sobre la fantasía". En esta novela, a menudo interpretada erróneamente como la novela de desarrollo del joven Bastian, el objetivo principal es activar "mundos neomíticos" en una era moderna racional, que Ende crítica de igual forma que Novalis. La discusión que surgió después de esta conferencia fue interesante: ¿Si Michael viviera, aún escribiría así, sobre exuberantes mundos de fantasía, en un momento en el que la re-mitificación de la sociedad está en pleno apogeo? "Eso sería suficiente para Ende", creía Ewers. El teólogo Marco Frenschkowski también estaba seguro de que Ende habría escrito una novela realista.

Así que parece tiempo de replantearse viejas certezas sobre este escritor y releerlo. Quizás obras como La caza del Snark, analizada por el especialista alemán Hans-Edwin Friedrich, que consiste en variaciones al poema sin sentido de Lewis Carroll y que fue encargada a Ende por el director August Everding en 1988 para la reapertura del Teatro Prince Regent. En su momento, el crítico de SZ, Joachim Kaiser, "sentenció a muerte" a la pieza pero esta fue bien recibida por la audiencia, dijo Friedrich. En su conferencia rehabilitó este texto aparentemente sin sentido, anidado en una compleja serie de prólogos y secuelas y también se refirió, una vez más, a Jim Botón, en este libro para niños, incluso el desafortunado gigante Tur Tur termina con una tarea al convertirse en faro en la isla de Lummerland. Lo que le llevó a la siguiente conclusión: "Las tonterías también tiene su significado".


0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.