14.10.20

La historia interminable

Texto: Luzali Velderrain en La cute artesana
Imagen: Luzali Velderrain

 

 

Este es un post que va más o menos así: 5% bordado, 10% cultura general y 85% mis más profundos sentimientos. Lo escribo por y para mí como un autoregalo en mi cumpleaños num 31 que es el día de mañana.

La Historia Interminable es el título de la novela fantástica del escritor alemán Michael Ende publicada en 1979. La famosísima película, adaptada del libro, fue estrenada el año de mi nacimiento 1984. Yo la vi cuando tenía como 10 años creo y me cautivó. Luego, mi promotor de lectura particular, léase mi tío Juan, me dio el libro para que lo leyera por primera vez (desde entonces lo he leído unas tres veces), no recuerdo exactamente la fecha, pero era yo puberta o casi adolescente. Así fue como me di cuenta de varias cosas:

♥ Que la película abarca sólo la mitad del libro
♥ Que en libro sí te enteras del nombre que le dan a la emperatriz infantil, porque en la película al menos la versión doblada hay un trueno en ese momento
♥ Que podía leer un libro sin dibujitos. Sí, aunque cada capítulo lleve una inicial decorada ricamente lo demás es puro texto.

Dos aspectos interesantes con respecto al libro:

♥ Viene en 2 tintas: la color vino representa lo que ocurre en la realidad y la color verde es lo que ocurre dentro del Reino de Fantasía. Por eso los colores de mi bordado.
♥ Consta de 26 capítulos, cada uno de los cuales inicia con una letra del alfabeto ricamente adornada por la ilustradora Roswitha Quadflie.

Hacia la mitad del libro el personaje principal, Bastián Baltasar Bux, entra al mundo de Fantasía (con mayúscula, es un mundo pues) y a través del Auryn tiene que desear deseos (valga la redundancia) para llegar por fin a su última voluntad.

Hasta aquí todo bien, pero que tiene que ver? Ya casi llego a lo que quiero contar no se desesperen, regálenme este tiempecito como regalo de cumple si????

Cuando mi hijo nació hace ya 4 años mi vida dio un giro de 180°. Todo se me volteó, el día y la noche, las prioridades, las hormonas, todo! Creo que apenas me voy estabilizando al terremoto que significó su llegada y cuando creo eso, pum! algo nuevo pasa y creo que así será hasta el día de mi muerte.

A los 6 meses de edad de mi hijo inicié este blog y volví a bordar de manera regular.Con algunos pedidos, sobre todo de playeras en ese entonces. Algunas toallas y así. Bordada a ratitos y corría a lavar biberones, pañales y sabanitas vomitadas.

Bueno pues mientras bordaba por las noches (y bloggeaba por las noches también) es decir, mientras mi hijo dormía ... siempre a mi mente acudía la historia interminable, no toda ... un fragmento en específico: Los capítulos M y N de este libro. Para leerlos pueden dar click a cada letra. (y si se van desde la A pueden leer todo el libro)

En esos capítulos Bastian tiene que reconstruir Fantasía mediante deseos. El primero de ellos es Perelín La Selva Nocturna. Una selva inmensa, dotada de maravilloso follaje, belleza y colorido que crece sin parar cada noche, pero que se pulveriza con la llega del amanecer para convertirse en Goab el Desierto de Colores (nombre del capítulo N).

En ese desierto habita un león, Graógraman, llamado también La Muerte Multicolor. Su color se transforma en el de la duna de arena que en ese momento este pisando y nunca ha tenido compañía en su vida, porque su presencia significa la reducción a cenizas y arena de lo que esté a su alrededor. Cada noche, Graógraman muere, convirtiéndose en piedra y permitiendo que Perelin se desarrolle de nuevo mientras dure la noche.

Así me he sentido yo durante mucho tiempo. Mi hijo era mi Graógraman y Perelin, mi bordado, los libros, platicar con alguien, el blog y todo aquello que sólo ocurre una vez que mi hijo se ha dormido. Cada vez que la aguja y el hilo entraban en contacto con mis manos yo me imaginaba a Perelin creciendo, cada vez más grande y colorida, hermosa y llena de vida, ideas y poder escuchar mi propia voz dentro de mi cabeza.

Muchos días, mientras mi hijo era más pequeño me sentí caminar en Goab el Desierto de Colores. Sin nadie con quien hablar, sólo Graógraman llorando, rozado, pidiendo de comer. Ojo y conste que el desierto me gusta, recuerden que estudié ecología de zonas áridas y amo el desierto. Sin embargo a veces la soledad era muy grande. Hoy en dia volteo hacia atrás y me pregunto si no habré padecido algún tipo de depresión posparto, porque siendo yo la que tomó la decisión de quedarse en casa me costaba mucho trabajo, las desveladas me traían loca, sentía un ahogo y un aprisionamiento en casa que en gran parte el punto de cruz me ayudo a llevar.

Al día de hoy me siento muy diferente. Disfruto de estar en mi casa y mis deseos por trabajar son únicamente por la remuneración económica que trae como consecuencia tener un trabajo, pero no tengo ningún deseo de realización profesional, a mi me gusta estar en mi casa. Me gusta comer con mi hijo y que platiquemos mientras (aunque muchas veces le tengo que pedir que se calle o la comida se le enfría por tanto hablar), me gusta que coloreamos juntos, me gustan muchas cosas que a veces no digo porque me quejo de las que no me gustan.

Yo tengo un hijo de alta demanda. Es un niño que necesita ser escuchado a todas horas y mi memoria a veces no da para tanto, y eso que tengo muy buena memoria, pero a veces se me olvidan los nombres de los peces que inventa y sus variadas dietas a base de ... otros peces que inventa.

Todo el mundo se derrite por los bebés y yo a la fecha puedo recordar muchas cosas bellas de mi hijo de bebé, pero por mucho , mucho, mucho, lo prefiero de los 3 años para acá. Me gustan sus ocurrencias, sus canciones, ahora compartimos actividades que disfrutamos los dos y nos platicamos anécdotas, historias y demás.

Goab y Perelin empiezan a fundirse en un solo lugar donde mis responsabilidades siguen pero puedo ver belleza en ellas y puedo disfrutar de la compañía de mi hijo. Es más a veces hasta puedo bordar mientras él va al karate, o a veces cuando vemos alguna caricatura (la verdad es que por lo general a esas horas lavo platos, pero a veces de manera ocasional sucede).

Esa fusión de la que hablo fue la que me llevó a escribir este post y a bordar mi banda para le cabello. Ya me la estrené, pero no ha habido un alama caritativa que me tome una foto y las selfies no son dignas de mi blog.

Hoy es el cumpleaños de mi marido, pero este es MI post de cumpleaños que es el día de mañana. Felicidades a mi y mi nueva manera de ver, gozar y compartir la vida.

Felices puntadas ... y uds? Les ha pasado algo similar? Yo conozco varias historias gracias a la confianza que despositan en mi, una de ellas me llegó escrita a mano en una cartita hermosa (hace ya como una año que me hizo nacer el deseo de compartir esto con uds, pero ya saben que yo soy peor que un trámite burocrático mexicano, del lo pienso al lo hago pueden pasar años.

1 comentario:

  1. Como me encanta leerte, creobque lo he dicho yabunas 100 veces. Hubo un momento de la lectura donde senti ser yo la que escribia ( donde tengo que mandar a callar a mi muchachito) pero yo le digo amo las conversaciones pero también valoro el silencio... jaja creo que a muchas nos a tocado desde que nacio gianmarco. Leo , bordo y veo series de noche. Gracias por seguir compartiendo tu tiempo.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.