11.11.20

Aniversario de Michael Ende

Texto: Stuttgarter Zeitung

Imagen: Michael Ende


Michael habría cumplido [91] años a finales de noviembre, dio forma a generaciones de jóvenes lectores, es hora de descubrir sus dimensiones adultas.

El creador de la fantasía.

Fue a principios de la década de 1970 cuando Michael Ende (1929-1995) se cansó de Alemania. “Aquí no tengo el ambiente adecuado para trabajar creativamente”, se dice que dijo el autor en ese momento, y se mudó a Italia. Los críticos literarios habían desacreditado a Ende como un "escritor para niños", lo habían acusado de "literatura escapista", como recuerda su antiguo compañero y editor Roman Hocke. Incluso sus amigos criticaron sus historias por no preparar a los niños para la vida real. Ende se estableció no lejos de Roma y escribió uno de sus bestsellers: “Momo”. El exitoso autor exitoso habría cumplido [91] años el 12 de noviembre.

Michael Ende nació en Garmisch Partenkirchen en 1929 y poco tiempo después se trasladó a Munich con sus padres. En los distritos actuales de Schwabing y Pasing, experimentó la escena artística de Munich como el hijo del pintor surrealista Edgar Ende, y el largo brazo del régimen nazi, cuando las obras de su padre fueron difamadas como "arte degenerado". Después de la guerra se graduó en la Escuela Waldorf de Stuttgart y estudió en la escuela de teatro Otto Falckenberg en Munich. Durante unos años trabajó como crítico de cine para la Radio Bávara, tiempo durante el cual también escribió el manuscrito de "Jim Botón".

Mundo mágico paralelo

La editorial Thienemann Verlag de Stuttgart publicó su libro en 1960 y fue un éxito económico galardonado con el premio al libro infantil. Sin embargo, a finales de año se negó darle reconocimiento en páginas destacadas. “Este es el caso de muchos autores de libros para niños y jóvenes”, dice el erudito literario de Frankfurt Hans-Heino Ewers: "Con algunas excepciones, la crítica ignora la literatura infantil y juvenil". Ende lo pasó mal como un autor fantástico con la crítica.

En cambio, tuvo gran éxito entre los lectores jóvenes, sus libros han sido traducidos a más de 50 idiomas, algunas de sus obras llevan más de un año en las listas de bestsellers. Esto incluye a “La historia interminable”, su fantástica obra maestra, que trata sobre el joven Bastián Baltasar Bux y el mágico mundo paralelo Fantasia. O “Momo”, la historia de la maravillosa niña que lucha contra los ladrones del tiempo, que recibió el premio de literatura juvenil, vendió millones y se filmó dos veces.

"Tanto en los estudios literarios como en la crítica literaria, hay una impotencia en Alemania cuando se trata de fantasía", cree Ewers. Solo las películas épicas de "El señor de los anillos" de Tolkien con sus imágenes grandilocuentes han acercado estos géneros a los alemanes. Si bien la fantasía ha sido durante mucho tiempo un género literario reconocido en los países de habla inglesa, el área de habla alemana tiene algo que ponerse al día en este punto. “Vergonzosamente, también me afecta. Solo me metí en la fantasía a instancias de mis alumnos”, dice el profesor emérito de literatura en la Universidad Goethe de Frankfurt.

Una de las obras más complejas de la literatura contemporánea

El conocedor de la obra de Ende, Roman Hocke, está seguro de que el autor sufrió el desprecio de su obra a lo largo de su vida. Y eso se debe principalmente a un malentendido fundamental: “Ende nunca se vio a sí mismo como un pedagogo literario, solo quería escribir buenas historias”, dice Hocke, que ahora trabaja como agente literario y dirige un sitio web en memoria de Michael Ende: “Él dijo que nunca escribió específicamente para niños, sino para el niño eterno en el ser humano".

“Es hora de descubrir la dimensión adulta de su trabajo”, dice Ewers. Michael Ende fue un autor político, sus textos están llenos de diferentes niveles de significado. "Jim Botón" es un texto esclarecedor como héroe moderno, "Momo" es una novela abiertamente política y "La historia interminable" es socialmente crítica de principio a fin y, además, "probablemente una de las obras más difíciles y complejas de la literatura alemana contemporánea".

Hocke agrega: "La dimensión filosófico-política y los muchos niveles de significado, por supuesto, no son accesibles para ti cuando eres niño; sin embargo, es un libro para niños fascinante, eso es exactamente lo que define la calidad. Un significado más allá de lo obvio. Por ejemplo, la Nada en "La historia interminable" que se arrastra por el mundo de Fantasia. Para el niño lector es simplemente algo amenazante, intangible”, dice Hocke. “Pero representa una crítica de la sociedad moderna con todas sus banalidades e insignificancias”.

Ende no aceptó el estilo taquillero del rodaje de “La historia interminable” de 1984 y el exitoso autor lo padeció hasta los últimos años de su vida. El 28 de agosto de 1995 murió en Filderstadt, cerca de Stuttgart, por complicaciones de un cáncer de estómago.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.