13.11.20

"¿Cómo era la Fantasia de Michael Ende?"

Texto: Anna Wasilewski en Börsenblatt

Imagen: SebastianMeschenmoser

 

Entrevista a Sebastian Meschenmoser

Sebastian Meschenmoser ilustró “La historia interminable” de Michael Ende para la editorial Thienemann con 138 dibujos y 50 pinturas al óleo de hasta 1.30 metros, en un trabajo que le llevó 13 meses realizar. En una entrevista con el artista berlinés, descubrimos qué relación existe entre ésta elaborada técnica, Michael Ende, su padre Edgar Ende y el lago Nemi cercano a Roma.

50 pinturas al óleo de gran formato para ilustrar un libro juvenil, es algo raro. ¿Por qué eligió esa técnica tan elaborada para “La historia interminable"?

Estudié en la Mainz Art Academy y como artista autónomo trabajo con pinturas al óleo, me son familiares. Pero una razón para hacerlo así fue porque el padre de Michael Ende, Edgar, un pintor surrealista, también pintaba al óleo. Claro, la técnica consume mucho tiempo, pero al final hice el proyecto del libro más por pasión: no se gana mucho dinero con ello. Al mismo tiempo, estaba bajo presión por las ventas del libro.

 

¿Entonces no se le permitió trabajar en una pintura durante demasiado tiempo?

Básicamente tuve que realizar una pintura por semana. Fui muy disciplinado al respecto, pero ahora estoy bastante agotado. Solo funcionó porque hice una buena investigación preliminar.

 

¿Cómo fue la investigación?

Quería saber en qué mundo de imágenes creció Michael Ende, y esos eran los cuadros de su padre. En las obras de Michael Ende hay una increíble cantidad de alusiones a obras de Edgar y a otras obras de arte. También fui a visitar a los herederos de Ende en Roma, quienes me mostraron que era dueño de un "Orlando Furioso" de Ariosto, con 900 grabados en madera de Gustave Doré. Conseguí una edición anticuaria de 1890 y me asombré: ya hay un cefalópodo y otras figuras que aparecen en las historias de Ende. Esa fue una respuesta a mi pregunta: ¿Cómo era la Fantasia de Ende?

 

¿Y la otra respuesta?

En realidad, hay algunos lugares no lejos de la villa de Michael Ende en Genzano, cerca de Roma, que lo inspiraron, como la necrópolis etrusca cerca de Ceveteri y el parque de los monstruos en Bomarzo con enormes figuras de piedra grotescas. Un troll de tres cuartos, una tortuga, un unicornio y dos esfinges mirándose pueden encontrarse allí y fueron un punto de partida en la búsqueda de mis motivos para el libro. Asimismo, el lago Nemi que se encuentra en el interior de un cráter volcánico, en donde se encontraron dos barcos hundidos del emperador Calígula, redescubierto en 1929 y que visto desde lejos parece un espejo. Desde la ventana de mi hotel en Nemi no solo podía ver el lago espejo, sino también a la antigua Morla, una pequeña montaña con forma de tortuga frente a la villa de Ende.

 

Ha creado un mundo de imágenes completamente diferente al de la adaptación cinematográfica de Bernd Eichinger.

¡Absolutamente! Quería estar lo más cerca posible de la visión de Michael Ende.

 

Para que al final le resulte rentable: ¿venderá los óleos?

Parece que no. Por el momento, el trabajo con "La historia interminable" tiene que asentarse; si has estado trabajando este proyecto durante tanto tiempo, no te limitas a dejar las imágenes. En primer lugar, se mostrarán a partir del 7 de septiembre en el Instituto Lesart de Berlín y luego pasarán por Dresde hasta el museo del libro ilustrado Troisdorf. Después volverán a mí.

 

¿Ha llegado el momento de relajarse?

¿Estás bromeando? ¡Hablas en serio cuando dices eso! Estoy trabajando en una exposición que se inaugurará en la feria del libro el 17 de octubre en la Galerie Greulich de Frankfurt, obras completamente gratuitas. Aún queda mucho por hacer.

 




 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.