22.1.21

Diccionario de Fantasia -L-

Laberinto: gran llanura extendida de horizonte a horizonte, en realidad un jardín inmenso, lleno de perfumes turbadores y colores de sueño. Entre arbustos, setos, prados y macizos con las flores más extrañas y extraordinarias, discurren anchos caminos y estrechas veredas de formas tan artísticas y complicadas, que el jardín entero forma un laberinto de increíble extensión. Construido para jugar y divertirse, y no para poner seriamente en peligro a nadie ni para defenderse contra ningún atacante. Entre lilas y lluvias de oro, juega una manada de jóvenes unicornios y en su nido, puede verse al ave fénix.
Se supone que el laberinto posee una cualidad atrayente, como el abismo, el remolino de las aguas y todo lo similar. Su misión esencial es defender el centro, es decir, el acceso iniciático a la sacralidad, la inmortalidad y la realidad absoluta, siendo un equivalente de otras pruebas, como la lucha contra el dragón. El laberinto es propio de las ciudades antiguas u orientales.
[La historia interminable]

Libros de Ocasión: librería del señor Koreander, habitación larga y estrecha que se pierde al fondo en la penumbra, las paredes tienen estantes que llegan hasta el techo, abarrotados de libros de todo tipo y tamaño. En el suelo se apilan montones de mamotretos y en lagunas mesitas hay montañas de libros más pequeños, encuadernados en cuero, cuyos cantos brillan como el oro.
[La historia interminable]

La historia interminable: libro con tapas color cobre que brillan al moverlo, con el texto impreso en dos colores rojo y verde, sin ilustraciones, pero con letras iniciales de capitulo grandes y hermosas. En la portada, dos serpientes, una clara y otra oscura, se muerde mutuamente la cola formando un óvalo y en ese óvalo, en letras caprichosamente entrelazadas, está el título: La historia interminable.
El libro según dice Mohyiddin ibn Arabi: «El universo es un inmenso libro; los caracteres de este libro están escritos, en principio, con la misma tinta y transcritos en la tabla eterna por la pluma divina... por eso los fenómenos esenciales divinos escondidos en el «secreto de los secretos» tomaron el nombre de «letras trascendentes». Y esas mismas letras trascendentes, es decir, todas las criaturas, después de haber sido virtualmente condensadas en la omnisciencia divina, fueron, por el soplo divino, descendidas a las líneas inferiores, donde dieron lugar al universo manifestado».
En alquimia, simboliza el mundo, Líber Mundi de los rosacruces y Líber Vitae del Apocalipsis.
[La historia interminable]

La Corona del Mundo: conjunto de altísimas montañas estriadas de rojo y blanco con estilos de líneas diferentes.
[Jim Botón y Lucas el maquinista]

La meta de un largo viaje: pintura realizada por Isidorio Messiú que muestra un desierto pedregoso bajo una muy clara luz de luna, extrañas formaciones rocosas cierran un amplio valle en cuyo centro se alza una roca gigantesca en forma de seta carcomida por oquedades y cuevas. Ningún camino conduce a la cumbre; se alza con innumerables torrecillas y cúpulas, ventanales y balcones como un palacio de ensueño construido con piedra lunar lechosa, iridiscente y casi traslucida. En los nichos de los muros y encima de las balaustradas de las terrazas hay esculturas blanquecinas que parecen huesos, caballeros con barba y fantásticas armaduras junto a hadas coronadas de flores, dioses con cabezas de animales y demonios, penitentes con capucha y reyes con corona, bufones, ángeles, tullidos y parejas de amantes, niños jugando al corro y ancianos doblados por la edad. Todas las ventanas están iluminadas y en la que se encuentra situada sobre la gran y corroída puerta de entrada se distingue la silueta de un hombre con la mano alzada, en ademán de saludo o rechazo.
[La meta de un largo viaje]

La prisión de la libertad: gigantesca y blanca sala circular coronada por una cúpula del mismo color, muros lisos sin ventanas, pero con 111 puertas todas cerradas, un lecho circular en medio y una omnipresente luz verdosa y difuminada que hace daño a la vista, es llamado el Templo de la subversión y la egolatría.
[La prisión de la libertad]

Lavable: viejo y simpático osito de peluche que llevaba ese nombre en un letrerito colgado de la oreja cuando era completamente nuevo.
[El osito de peluche y los otros animales]

Lechuzas: enormes mensajeras aéreas de Guígam, enviadas por Uschtu, la Madre de la Intuición para llevar a Bastián hasta ese sitio.
En el sistema jeroglífico egipcio, la lechuza simboliza la muerte, la noche, el frío y la pasividad. También concierne al reino del sol muerto, es decir, del sol bajo el horizonte, cuando atraviesa el lago o el mar de las tinieblas.
[La historia interminable]

Lena: niña encantadora siempre que sus padres sean razonables con ella y hagan lo que les pide, hace un trato con Francisca Interrogaciones para que sus padres le obedezcan siempre.
[El secreto de Lena]

León XXVIII: Gran Sultán de todos los animales, pelea contra el tigre Zebulon Sabledentón y tras quedar gravemente herido, muere.
[Tranquila Tragaleguas, la tortuga tenaz]

Lewjothan: doctora llamada la Consoladora, alta y delgada, cabello corto y cobrizo, rostro demacrado y pálido, de rasgos finos y andróginos pero severos, ojos oscuros y ligeramente oblicuos; viste con un largo vestido blanco. Es la encargada de procesar el GUL.
[Las catacumbas de Misraim]

Liberio Dedoslargos: maestro ladrón del Reino Derecho que debe robar el cazo del Reino Izquierdo.
[La historia de la sopera y el cazo]

Ligerillo: el ser más veloz de Fantasia como corredor. Parece conejo, pero emplumado muy coloridamente.
[La historia interminable]

Liliana: cocinera de la taberna local donde trabaja con su esposo y cuida a su bebé.
[Momo y los ladrones del tiempo]

Limpiadores de orejas: trabajan como los limpia botas, cada limpiador tiene una pequeña mesa con una bandeja de plata con incontables cucharillas, pincelitos, palillos, cepillitos, bolas y tampones de algodón, tarritos y botellitas.
[Jim Botón y Lucas el maquinista]

Lirr:  viento del norte, de nubes color negro. En la mitología griega, el viento del norte que sopla en el invierno desde la cordillera del Herno y el Estrimón y, cuando llega la primavera con sus flores parece haber fecundado todo el territorio del Ática, se llama Bóreas, tiene en vez de pies, colas de serpiente y es llamado Ofión, la serpiente demiurgo del mito hebreo y egipcio; en el arte mediterráneo primitivo se muestra constantemente a la Diosa en su compañía.
[La historia interminable]

Li Si: hija del emperador de China, encantadora niña con dos trencitas negras y cara delicada como muñeca de porcelana. Contrae matrimonio con Jim Botón y se convierte en reina de Jimballa.
[Jim Botón y Lucas el maquinista]

Lola: la equilibrista, es pequeña, delicada como una niña, pero tiene la cara demacrada y triste. Lleva la negra cabellera, al estilo de las bailarinas, partida por una raya y recogida en un moño en la nuca. Va envuelta en un montón de mantas viejas. Cuando se mueve se entrevén varias prendas de lana rosa y unos gruesos leotardos de color carne. Una boa apolillada de plumas rosas, se enreda alrededor de su cuello.
[Jojo, historia de un saltimbanqui]

Lormoral: rey del mar, con una cara tan gigantesca como una ballena, de color verde transparente, bigote de bagre, cabeza calva y cubierta de conchas y algas. Porta una gran corona de cristal de la eternidad y tiene 6 000 años, así que es un tanto malhumorado.
[Jim Botón y los 13 salvajes]

Los trece salvajes: piratas vestidos con chamarras de colores, botas altas y cinturón del cual cuelgan puñales, cuchillos y pistolas. Debajo de la nariz en forma de gancho, lucen un bigote negro tan largo que les llega hasta el cinturón. Pendientes de oro y ojos diminutos tan juntos que parecen bizcos. Son trece y a veces se confunden entre sí; ninguno sabe cómo se llaman en realidad; pero no les importa, solo se distingue su capitán por una estrella roja en el sombrero. Jim descubre que en realidad son doce mellizos que, para reparar el daño causado, hunden el terrible sitio donde vivían: el País que no puede existir. Entran al servicio de Jim haciéndose llamar los Doce Invencibles y reciben un nombre de acuerdo a la única letra del alfabeto que conoce cada uno: Antonio, Emilio, Fernando, Ignazio, Xaverio, Ludowico, Maximiliano, Nikolo, Rudolfo, Sebastiano, Theodoro y Ulrico
[Jim Botón y los 13 salvajes]

Lucas: el maquinista, conductor del tren; su locomotora se llama Emma, algo pasada de moda, pero muy grande. Lucas es pequeño, algo regordete, lleva gorra de visera y overol de trabajo, ojos azules pero cara y manos ennegrecidas por el aceite y el carbón, una arracada de oro en la oreja izquierda y una pipa muy grande. Tiene una fuerza física extraordinaria y puede escupir muy lejos. Ama la tranquilidad y la paz.
[Jim Botón y Lucas el maquinista]

Lummerland: isla-país situado en el centro del inmenso océano, extraordinariamente pequeño, más o menos el doble de grande que una vivienda, está ocupado en su mayor parte por una montaña con dos picos, uno alto y el otro algo más bajo. En la montaña hay varios caminos con pequeños puentes y cruces y además un tendido de tren con muchas curvas. El tren pasa por cinco túneles que atraviesan la montaña y sus dos picos. También hay una casa corriente y otra con una tienda. Una pequeña estación, situada al pie de la montaña y en lo alto de la montaña, entre los dos picos, se levanta un castillo.

[Jim Botón y Lucas el maquinista]


0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.