16.2.21

Momo fue escrito como un libro que amenaza el sistema

Texto: Dominik Erhard y Alexander Markus Oberleitner en Philosophie Magazin
Imagen: xetobyte



Michael Ende es conocido por millones de personas como autor de libros juveniles. En su reciente monografía Michael Ende's Philosophie im Spiegel von Momo und Die Unendliche, Alexander Oberleitner explora las dimensiones filosóficas del trabajo de Ende y explica por qué su influencia no termina en la puerta de la habitación de los niños.



Sr. Oberleitner, ¿qué hace que el trabajo de Ende sea filosóficamente interesante?
Por supuesto que, puedo entender la clasificación de Michael Ende como autor de libros para niños y jóvenes, pero no la comparto. Si echa un vistazo más de cerca a La historia interminable o Momo, sin mencionar sus obras menos conocidas como El espejo en el espejo, notará que las historias de Ende tienen una carga filosófica considerable.



¿En qué manera?
Los libros de Ende plantean la cuestión de qué nos define como humanos. Y su respuesta a esto, está en varias formulaciones: el hombre tiene la capacidad de ser creativamente activo en un sentido amplio. En consecuencia, le interesa qué nos permite utilizar esta capacidad o qué puede impedirnos hacerlo. A diferencia, por ejemplo, de J.R.R. Tolkien, un autor al que también aprecio mucho y que cuenta una historia abrumadora con El señor de los anillos, por ejemplo, utilizando grandes emociones y lenguaje visual, los libros de Ende son más procesos de pensamiento a los que invita activamente a sus lectores a participar.



¿Darías un ejemplo de esto?
La historia interminable. Es un libro que ocurre en sí mismo y, por lo tanto, se muestra como una obra de arte. Recordemos brevemente que la novela trata sobre un niño llamado Bastián Baltasar Bux que roba un libro, La historia interminable, de una tienda, lo lee y se da cuenta de que él mismo es parte de esta historia. Así que tiene la aventurera tarea de salvar el reino de Fantasia que está pronta a desaparecer. En tanto que Bastián como lector se mete en del libro mismo y pasa a formar parte de él, Ende crea el lector prototípico con este personaje. Todos somos Bastián cuando leemos La historia interminable. Es igualmente fascinante que Fantasia no sea solo un mundo de ficción limitado como la Tierra Media, sino una metáfora de todos los mundos de fantasía. Esto también deja en claro el rasgo socialmente crítico de Ende, ya que denuncia el mundo en el que escribe su libro como hostil a la fantasía.

Dado que Fantasia representa todos los mundos imaginados y éstos se ven amenazados con la desaparición, surge naturalmente la pregunta de en qué consiste este peligro desde el punto de vista de Ende. Eso nos lleva al núcleo de su pensamiento filosófico. En qué consistía, desde su punto de vista, este peligro para la imaginación, se puede afirmar claramente: en el capitalismo. Ende fue un crítico vehemente de este sistema porque, en su opinión, amenaza la creatividad humana, es decir, lo que nos hace humanos en primer lugar, al dirigir toda la atención del mundo interior al mundo exterior y tratar de diversificar todas las áreas de la vida.

Esta idea también juega un papel destacado en otro libro de Ende: Momo. Y esta superposición temática entre La historia interminable y Momo no es de ninguna manera accidental, ya que La historia interminable surgió de un fragmento de la novela titulada Der Niemandsgarten y planeada como una secuela de Momo.



¿De qué se trataba este fragmento?
La historia de Der Niemandsgarten es, hay que decirlo, la negación total del final feliz de Momo. El libro tiene un final clásico de cuento de hadas, el conflicto básico no se resuelve, pero el telón cae de todos modos. Porque el problema de ahorrar tiempo no está resuelto. La gente no ve que la caja de ahorros de tiempo es una gran estafa. En Momo, los hombres grises son burlados por la autoridad metafísica del maestro Hora, pero en Der Niemandsgarten, por otro lado, los hombres grises han tomado el control total y han sometido a todos en un régimen de tiempo racionado. Solo la niña Sophie ha conservado una chispa de su poder creativo al huir a una forma preliminar de fantasía llamada Tierra de Nadie.



¿Y qué detuvo finalmente a Ende de continuar Der Niemandsgarten?
Se dio cuenta de que no hay salvación para un mundo que de facto se ha deshumanizado por completo y que, por lo tanto, no es una buena historia. Para La historia interminable, inicia de forma diferente y no se centra en la extinción del poder creativo, sino en su amenaza. En pocas palabras, se podría decir que tanto La historia interminable como Momo tratan sobre la amenaza a lo creativo por parte del capitalismo, con La historia interminable enfatizando lo creativo y en Momo la amenaza.



El político y filósofo Erhard Eppler describió una vez a Momo como "peligroso para el sistema". ¿Entonces es verdad?
Si, cien por ciento. Momo fue escrito como un libro que amenaza el sistema; incluso diría que cualquiera que no vea a Momo de una forma u otra como una crítica del capitalismo, simplemente no ha entendido el libro. Sobre todo, en su recepción en Japón queda claro que el proyecto de Ende fue un éxito. Antes de que se publicara la traducción, prácticamente no existía ningún discurso crítico del capitalismo, sobre todo porque el marxismo se percibía casi exclusivamente como un espectro, eso cambió después de la publicación de Momo en Japón, difícilmente se puede sobrestimar el efecto de la crítica de Ende al capitalismo. Además, Ende fue uno de los pocos autores que vio y enfatizó la amalgama de capitalismo y cuantificación con mucha claridad. En resumen, la idea es que, un sistema cuyo propósito final es aumentar el capital, tiene que estandarizar las cosas y dividirlas en unidades contables para poder utilizarlas de manera rentable. Los hombres grises de Momo no hacen otra cosa: dividen la vida en segundos contables para poder manejarlos como objetos empíricos.



¿Ende rechazó entonces totalmente el pensamiento cuantitativo y científico?
No, simplemente se oponía a la omnipotencia de la cuantificación, tal como la encontró en su forma más destructiva en el capitalismo. Al contrario de otras voces, yo no llamaría a Ende un antirracionalista, sino que usaría la palabra místico. Pero solo en el sentido en que el filósofo danés Søren Kierkegaard lo era.



¿Cómo era Kierkegaard un místico?
No en el sentido clásico, porque por definición, el misticismo es un área que escapa al pensamiento racional, es un terreno difícil para la filosofía. Sin embargo, en la medida en que llevó su pensamiento a cierto punto y luego dijo: bueno, de aquí en adelante ya no podemos pensar, ahora se requiere un salto de fe. Ende es muy similar, en el sentido de que Momo solo puede vencer a los hombres grises a través del poder de la armonía eterna y Bastián tiene que descubrir que solo puede salvar Fantasia si aprende a amar.

 
 
El hecho de que la obra filosófica de Kierkegaard fuera una de las palabras clave más importantes para Ende también se puede ver en citas casi directas en sus obras, ¿verdad?
En La historia interminable, usa la frase "Siempre es sólo un momento", que es prácticamente una cita directa del concepto de temor de Kierkegaard. Allí dice que "la eternidad es el momento, la verdadera repetición es la eternidad”.

También en La historia interminable, Ende retoma la idea de Nietzsche del eterno retorno. Para Nietzsche, esto significa que cada momento se repite indefinidamente. Aquellos que pueden aceptar esto, según Nietzsche, llevan una vida plena. Ende, por otro lado, se vuelve estrictamente contra este punto de vista cuando Bastián en el capítulo central de su novela repite lo vivido una y otra vez en La historia interminable hasta que se da cuenta de lo absurdo y sin sentido de este círculo. Dice literalmente: “Entraremos en el círculo del Eterno Retorno. Eso significa el final” Esto muestra que, para Ende la idea de un eterno retorno no podía ganar nada, no era de ninguna manera satisfactoria, sino más bien infernal.

Aquí también está comprometido con la concepción del tiempo de Kierkegaard, como la realización en un momento de la confluencia de todos los tiempos. Un evento, por otro lado, que haría imposible para los hombres grises pudieran dividir este momento en porciones de tiempo más pequeñas y calculables para utilizarlas.



En conclusión, ¿dirías que deberíamos terminar leyendo a Ende como pensador en la liga de Kierkegaard y Nietzsche?
Sería un error retratar a Ende como un gran filósofo. Ciertamente su obra literaria es fuertemente filosófica, pero su fuerza no radica en un pensamiento puramente abstracto, sino más bien en el hecho de que su literatura estimula el pensamiento. Esto se puede ver muy tangible en el efecto que tiene Momo para la crítica japonesa del capitalismo que también está de acuerdo con la visión del hombre de Ende, según la cual cada uno puede contribuir creativamente de manera específica para hacer el mundo más armonioso. Para él, no existe una diferencia cualitativa significativa entre un novelista y un panadero, ambos aportan cosas nuevas al mundo al crearlo a través del poder de su imaginación y sus manos. La única diferencia es que el novelista suele ser más reflexivo, es decir, piensa en su trabajo mientras lo hace. Sin embargo, eso no lo hace mejor ni peor que el panadero. El proceso de creación es esencialmente el mismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.