martes, 18 de febrero de 2014

6. Nadie

Texto: Michael Ende en El libro de los monicacos
Imagen: Wind de RHADS


Nadie aquí, al nacer el día,
para el trabajo se avía;
Nadie se arregla y prepara.
Nadie se lavó la cara.
Nadie se tomó el café.
Nadie el zumo, nadie el té.
Nadie salió a ver las flores.
Nadie aspiró sus olores.
Nadie oyó de noche el grillo.
Nadie, de día, el cuclillo,.
Nadie dijo sí niño.
Nadie habló, nadie calló.
Nadie se puso el pijama.
Nadie se metió en la cama.
Nadie relató algún cuento.
Nadie pudo estar atento.
Y en fin, nada ocurriría
puesto que nadie allí había.
A nadie este óvalo abarca,
y su marco a nadie enmarca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Aquel que quiera hacer magia tiene que poder dominar y aplicar su capacidad de desear