viernes, 11 de abril de 2014

16. Un monicaco se niega a dar los buenos días


Texto: Michael Ende en El libro de los monicacos
Imagen: Lost de pesare


No voy a menearme, descuidad,
Soy, desde este momento, un impedido;
Tenía dos manitas, es verdad,
Pero se me han perdido.

Y de eso de la izquierda y la derecha,
Nada entiendo, ni sé de inclinaciones;
Estoy harto de fórmulas “estrechas”,
Y demás “convenciones”.



Me hallo, señora, torpe del oído,
En fin, que de salud ando mediano;
Pero estaré completamente sano,
Cuando tú te hayas ido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Aquel que quiera hacer magia tiene que poder dominar y aplicar su capacidad de desear